22.4.16

(material descartado)

Nacen se reproducen y mueren.
Continuamente,
bordeando los pasos de zebra,
apurando los límites,
restringiendo siempre,
a setenta y dos las pulsaciones.
Admitiendo la ley de la selva.
Sobreponiendo continuamente,
la supervivencia a la vida,
la esperanza al presente,
esquivando continuamente la muerte.
En eso anda perdida la gente.
Nosotros, elegimos,
tomar a contra la corriente,
exprimir cada instante,
sin dejar caricias pendientes,
desbordar los limites prudentes.
Saborear profundamente,
los prejuicios superados,
los sueños conscientes,
lo importante verdaderamente.
Desarmar toda ley.
Lo intentamos continuamente.
Distraídos en la superficie,
niegan lo evidente,
tan fácil como agarrarnos bien fuerte,
y dejar de llorar,
por los cuerpos inertes,
que arrastra la corriente.
mueren, se reproducen y nacen,
continuamente.