30.12.16

problemas de gestión de los tantos y las tantas.

tanto, tanto, tanto,
que se nos escapó entre los dedos.

tanto, tanto,
que no sabíamos dónde guardarlo.

tanto,
que nos creímos desbordados,
aunque los dos sabíamos,
que no era para tanto.

solo eran,
las tantas muchas ganas impacientes,
las tantas esperanzas puestas,
las finas capas de todas las huellas pisadas.

no eran tantas cosas,
no era para tanto,
y no cuentan las tantas veces,
que intentamos gestionarlo.

tan-taratán,
murió el tamborilero.