27.8.18

corta antologia del dolor.

nos encontramos,
me enamoré,
se fue,
lloré.

volvió,
yo propuse,
ella acepto,
vivmos juntos.

explosión,
creer amor,
traición y perdón,
un  mismo día,
y con la inercia de los besos,
no curar heridas.

se extinguió el deseo,
me empeciné,
me igoró,
nos hundimos.

19.8.18

jugo de limón

nos quedamos con la citríca amargura
de naranjas mutiladas que no encajan.

nos explotaron dulces granadas en las manos.

brotó la psicosis en la estación equivocada.

exprimida hasta la última gota la paciencia,
las carícias maracron distancias.

el néctar fermentó,
riadas desbordadas de veneno nos ahogaron.

17.8.18

verano

malas notícias,
la herida gangrenó.

todos tus recuerdos,
me fueron amputados.

creerme casi vacio,
y no creer casi en nada.

ante la evidencia,
del verbo negado,
y la mirada esquiva,
abrir los ojos.

la indiferencia,
en rincones insospechados.

14.8.18

chubascos constantes

hay llantos cómo rayos que no cesan.
constantemente arando
las parcelas de dolor,
que dejaste en herencia.
insaciable te arroya,
en cualquier momento,
en cualquier lugar,
sin avisar,
como el río que crece,
deja a su paso flotando,
seiscientos veinticuatro cadáveres,
sin identificar.
si pudiera cerrar las compuertas,
de este caudaloso dolor,
si pudiera secar la fuente,
de la lágrima primigenia,
si pudiera olvidarte.

fin

dejar atrás,
el viciado trayecto de ida y vuelta,
asumir la incertidumbre;
iniciar un nuevo viaje,
una página en blanco,
el futuro sin ti.

mi realidad paralela

ojalá vivir una realidad paralela,
sin guerras,
sin amos,
sin esclavos autoflagelados,
sin martirios ni penitencias,
sin avaricia ni egoísmos,
sin trabajo asalariado ni dictaduras de mercados.
una realidad sin reproches,
sin envidias ni celos.
una realidad sincera,
sin filtros ni laberintos,
dónde reine el amor,
en cada gesto, palabra, pensamiento,
dónde construir y compartir,
son pilares, no palabras,
dónde lo sencillo es hermoso,
el tiempo ni oprime ni reprime,
y la desconfianza no existe.
ojalá vivir una realidad paralela,
dónde tú y yo nos entendiéramos.

13.8.18

resumen

el error fue creer,

en la fe compartida.

sentí que éramos más de raíz,

que de rama,

me equivocaba,

el halcón cena cada noche paloma.

quizá estábamos hechos,

solo para un rato,

y nos enganchamos los dedos

intentando alargarlo.

quizá fuimos solo calentones,

de primavera, otoño y verano,

y el resto artificios,

para intentar darle sentido. 

como las interminables listas que hacías,

para organizar tu vida,

en las que yo nunca fui prioridad,

nota al margen y ya.

yo no entraba en tus planes,

tu cambiaste mi mundo.

quizá solo fuimos un error del azar,

a veces pasa,

por eso pesa.

23.7.18

kintsugi

quedarnos,
de los pedazos rotos,
aquellos intactos:
el nosotros,
nuestras pieles encontrándose,
la ternura de sabernos compartidos,
los besos como trato de futuros proyectados.

desterrar los golpes,
del martillo,
que nos rompieron.
aprender de las grietas abiertas.

no intentar recomponer,
sino componer de nuevo,
una simfonía parecida pero mejor construída.

usar como cemento,
una hoja en blanco y la tinta de la sinceridad,
aunque manche.

7.4.18

ansia

el instante,
mata  la perspectiva,
mientras agoniza la esperanza,
abandonada en la última silaba compartida.

el segundo,
tapa la alegria,
que entierra hondo el deseo,
desesperado en el tacto del recuerdo.