2.9.15

celebración.

densa salpicadura,
herida reabierta.
Tu sientes,
Yo siento,
la carne sangra.
Mi presente,
te ausentas,
destiñe el pasado.
Tu 
semántica,
mi 
semiótica,
dialogo de besugos.
Mi pasado,
Tu huida,
Tu pasado,
Mi herida.
Invisible 
bisturí,
vida somatizada.

1.9.15

exilio

Se caen las flores de abril,
persisten los muros de antaño.
La nostalgia invalida,
al aquí,
y al ahora.
Vuelve la lluvia,
del llanto evaporado,
vuelven las espinas,
de alambres oxidados.
Caen lágrimas en agosto,
se abren las puertas del pasado.

25.8.15

buena letra

tras las lineas torcidas,
en papeles desordenados,
tras la pulcra letra
de los cuadernillos de verano,
tras tanta tinta impresa,
a máquina,
a puño y letra,
corrida por las primeras gotas,
de todas las tormentas,
tras tanta palabra suelta,
un montón de escombros
de sílabas imposibles, 
y alguna frase,
medio bien hecha.

ahora después de todo,
no tengo pulso,
ni fuerza,
para juntar las letras,
que dieron forma a la mentira,
que me sirvió de salvavidas.

17.3.15

deseo

que vuelva a sonar,
la risa compartida,
despacio y fuertemente.
que se estremezcan nuestros huesos,
con cada suspiro al oído.
¡que se perpetúe la magia!
¡que llueva, que llueva!
que no deje de llover.
que se deslicen con ternura
una a una,
las nuevas palabras por tu espalda.
profunda y fácilmente.
que las viejas promesas,
lo apuesten todo al rojo y negro,
que resuenen los escalofríos,
hasta en el último rincón de nuestros cuerpos.
que todos los días sean buenos,
y dulces el resto de las noches.
que el presente no sea canción,
si no sinfonía.
fuerte y lentamente.
que valgan la pena los pasos,
que acompasados coreografíen,
todos los caminos,
más allá de Roma.
simple y llanamente.
que se asuste la pena
al oír nuestro encuentro.
que se ruborice la alegría,
ante nuestras miradas sentidas,
nuestras caricias vividas.
en cada entrada,
la última frontera,
la rima interna,
de las palabras prestadas,
si hace falta,
que la tierra sea plana.


3.2.15

proposición indecente.

si quisieras ser,
la primera luz,
de cada uno,
del resto de mis días,
y sumar,
uno a uno,
los rayos reflejados,
en la cara oculta,
de cada cuarto menguante,
de las próximas 1.001 lunas,
entonces,
de aquí hasta mi último aliento,
en todos y cada uno,
del resto de tus sueños,
quisiera acompañarte.

si quisieras ser,
el último punto,
de cada una,
de las frases a medias,
que nos quedan por hacer,
y escribir,
beso a beso,
cada espacio vacío,
entre las próximas 20.000 veces,
que se encuentren nuestras lenguas.
entonces,
de ahora en adelante,
cada una y todas,
del resto de mis horas,
querría tu compañía.

26.1.15

lo llaman amor

¿escuchas eso?
¿escuchas cómo suena?
¿escuchas ese ruido?
eso,
eso que suena,
ese ruido,
soy yo contra tus mecanismos.

ese ruido que suena,
eso,
son tus mecanismos,
engranándose,
conmigo.

eso.

eso que hay,
entre tus ojos y los míos,
eso,
eso que parece silencio,
silencio arriba,
silencio abajo,
silencios llenos;
todos ellos de diminutas metáforas.

eso.

¿escuchas el ruido de nuestro silencio?
a ese ruido,
a ese silencioso trasiego,
de miradas arriba,
miradas abajo,
al porqué de todas las vidas,
ruidosamente silenciadas,
a eso,
a todo eso,
lo llaman amor.